Blogia
SAUDADE

"Los contornos del abismo"

Muchas veces he pensado sobre la "autodestrucción personal", como el autor del título de este post, más cuando era adolescente, nada original, éramos muchos inconformistas atormentados con nuestras circunstancias a esa edad. Hoy en día esos pensamientos se quedarían en meros ejercicios de evasión temporal quizás con alguna sustancia que ayudase a ello, no conozco muchas porque he sido cobarde hasta para probarlas o quizás simplemente no me ha apetecido nunca, "good girl". Lo cierto es que esa insactisfacción o búsqueda constante de algo mejor llega a ser frustrante si te encuentras en un momento en el que no hay casi nada que te motive por lo que, ultimamente, sobre todo los fines de semana en los que no tengo que estar intelectualmente demasiado activa, lo único que me apetece es no pensar en nada, pero ese imposible solo lo rozo cuando estoy sentada en una playa mirando la mar...

"O mar castiga bravamente as penas,
e contra as bandas do vapor se rompen
as irritadas ondas
do cántabro salobre.
Chilan as gaviotas
¡alá lonxe!... ¡moi lonxe!,
na prácida ribeira solitaria
que convida ó descanso i ós amores".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

out !!! discovered! -

These days I’m only happy when I cannot move
These days I’m only happy when I’m tied down
Next to you

hye -

PORTONOVO - Artico

Tu sonrisa de enero
y tu lengua helada
me cortan los labios
tal vez en islandia...
El aire se quiebra
entre tus pestañas
y llora el silencio
tal vez en islandia...
y este sol del norte que cae tan despacio
refleja en tus ojos todo este mar blanco
todo este mar blanco...
cerca del círculo polar rozando el círculo polar.

O congro -

El silencio del mar
brama un juicio infinito
más concentrado que el de un cántaro
más implacable que dos gotas

ya acerque el horizonte o nos entregue
la muerte azul de las medusas
nuestras sospechas no lo dejan

el mar escucha como un sordo
es insensible como un dios
y sobrevive a los sobrevivientes

nunca sabré que espero de él
ni que conjuro deja en mis tobillos
pero cuando estos ojos se hartan de baldosas
y esperan entre el llano y las colinas
o en calles que se cierran en más calles
entonces sí me siento náufrago
y sólo el mar puede salvarme.

M. Benedetti.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres