Blogia
SAUDADE

Nocturnidad

Este miércoles he caminado por las calles de Madrid con otros ojos. Era una sensación extraña, como si las redescubriese. Entré a formar parte de un submundo al que nunca me había acercado tanto. Es como cuando pasas todos los días por delante de un edificio y no le prestas atención hasta que un día te chocas de frente con él y te preguntas, "vaya, ¿pero esto siempre ha estado aquí?". De repente no formaba parte de la masa de gente que paseaba contemplando escaparates iluminados con adornos navideños, me sentía lejana, como escondida detrás de las bambalinas de un teatro mientras se representa la función principal, rodeada de "especiales" actores segundarios.
Armados con un termo de colacao, bocadillos, galletas y demás provisiones recorrimos una ruta preestablecida. Iba abrigada pero me dolían los oídos de frío, sobre todo cuando me sentaba en algún portal. Memoricé caras y nombres nuevos, escuché muchas historias, sorprendentes algunas y desconcertantes otras pero lo mejor es que, sin apenas conocerme, me hayan regalado sonrisas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

PeterPunk -

¡Kanto tempo ía ke non eskoitaba ese tema dos S.A.!

out -

Al menos esta vez, cada semana, sera algo mejor.

\"Cuando nada, vale nada\"
Los pequeños sitios crecen cuando en ellos nadie hay,
y deambulas entre las paredes, chocandote,
mirando hacia todas partes te parece escuchar
a la locura llamando no le dejes entrar.
Como a un anormal a ti te miran,
unas miradas sucias y esquivas,
muchos además se están riendo
ignorando tu miseria,
pero a ti esas sonrisas te hacen más daño
que mil agujas clavadas en los dedos,
despegando una por una cada uña de la piel
arrancando cada uña.

Tirado como un trapo en cualquier lao,
pasando noches entre cartones,
disfrutar de los sueños,
recompensa sobrevivir.

De rodillas estás
rodeado de ropa sucia,
la mano que que tienes extendida,
nunca para de temblar,
no para de temblar,
de frío, de cansancio, y algo más,
las sombras se vuelven alimañas,
cuesta distinguir la realidad
cuando la vida no vale nada, cuando nada, vale nada ya,

Perdoname porque yo he sido uno más,
yo he sido otro más,
otro más de los que su vista apartó al pasar por tu lado,
quise disimular, como si no fuera nada conmigo.

adelita -

deus, paréceme fantástico o que fas :-)!

Duarte -

:-)

out -

regalar sonrisas es esencia de bondad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres